dimecres, d’octubre 18, 2006

PoEsIaS



¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.
Gustavo Adolofo Bécquer

Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos»
El viento de la noche gira en el cielo y canta
Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Yo la quise, y a veces ella también me quiso
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos
La besé tantas veces bajo el cielo infinito
Ella me quiso, a veces yo también la quería
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos
Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Pensar que no la tengo Sentir que la he perdido
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla
La noche está estrellada y ella no está conmigo
Eso es todo A lo lejos alguien canta A lo lejos
Mi alma no se contenta con haberla perdido
Como para acercarla mi mirada la busca
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos
Ya no la quiero,
es cierto, pero cuánto la quise
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído
De otro Será de otro Como antes de mis besos
Su voz, su cuerpo claro Sus ojos infinitos
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo
Pablo Neruda
Esa pared me inhibe lentamente
piedra a piedra me agravia
ya que no tengo tiempo de bajar hasta el mary escuchar su siniestra horadante alegría
ya que no tengo tiempo de acumular nostalgias
debajo de aquel pino perforador del cielo
ya que no tengo tiempo de dar la cara al viento
y oxigenar de veras el alma y los pulmones
voy a cerrar los ojos y tapiar los oídos
y verter otro mar sobre mis redes
y enderezar un pino imaginario y desatar un viento que me arrastre
lejos de las intrigas y las máquinas
lejos de los horarios ylos pelmas
pero puertas adentro es un fracaso
este mar que me invento no me moja
no tiene aroma el árbol que levant
o y mi huracán suplente ni siquiera
sirve para barrer mis odios secos
Mario Benedetti
Eres la juventud, la erección de los mundos.
Como una rosa inmensa bajo la Vía Láctea
perfumas el misterio bajo mi astral mirada.
Su potente expansión las nebulosas cuajan
en ti como lucientes burbujas de universos
fundidos, renacidos.
Yo soy eternidad de amor, perenne muestra
de la celeste esfera. Y tú el espejismo
lustral, la ilusa llama, el sueño tembloroso
de Dios con los planetas.
Como la enorme estrella de la tarde tu brillo
limpia de ancianidad los seres y las cosas.
El murmullo de un mar lejano transfigura
la noche en resplandor de plenilunios de oro,
y allá en el horizonte, detrás de los recuerdos geológicos,
más alta que la hoguera del tiempo
arde en su sombra viva la nada y se incorpora.
Y de la tierra salta una chispa divina.
Cómo cantan los bosques, cómo exultan los pájaros, c
ómo danzan las olas, amor, con tu sonrisa
Chispa Divina

1 Comments:

Anonymous José Luis González said...

Hermosos poemas para iniciar la andadura de tu blog. Una aportación interesante sería que tú dieras tu opinión o juicio sobre los mismos. ¿Por qué te gustan Bécquer, Neruda o Benedetti? Recibe un cordial saludo de tu profesor.

2:29 a. m.

 

Publica un comentari a l'entrada

<< Home